1 año

Normalmente, los primeros meses de una relación no suelen ser problemáticos. Ambas personas son muy comprensivas y tolerantes el uno con el otro. La armonía reina, aun cuando existan pequeñas diferencias, puesto que nada parece importar lo suficiente como para tratar mal a la pareja o guardar resentimientos. Todo fluye. Cada quien da lo mejor de sí mismo de esta manera se forjan las bases para establecer lo que en consecuencia podría ser una relación más estable.
Al cumplir el primer año de convivencia, muchas parejas descubren que hay algunos temas que evidencia diferencias, que no son aún temas de conflictos, pero sí de pequeños roces y enojos. Si sentís que no podés comunicarte de manera asertiva, es decir, haciendo valer tu postura, respetando el punto de vista del otro. Sentís que las personas ajenas a la pareja influyen en decisiones propios de la pareja, llamase padres, amigos, etc.