27 febrero, 2021

Los Coaches de mi vida

Por Enfoca-T

Cuando me preguntan a que me dedico, la segunda pregunta inevitable es: ¿Quien fue tu primer Coach? Siempre contestaba: mi hijo D., fue el primero que cambio mi estar siendo.

Pero, en honor a la verdad, y luego de un lindo ejercicio de meditación recordé, que hubieron otros, a los que no tengo presente todo el tiempo.

Y como nobleza obliga, hago público el reconocimiento al que hizo “la diferencia”.

Tenía 15 años, mi papá se había quedado sin trabajo, mi mamá y yo tuvimos que buscar empleo, no tenía edad pero también quería colaborar con la economía de la casa. Vivíamos en una zona industrial; conseguí enseguida un trabajo de medio tiempo en un taller donde fabricaban pulseras de acrílico de gran calidad. Cuando cobré mi primer sueldo, pensé que sería buena idea dejar la escuela y trabajar tiempo completo y ayudar más en mi casa.

Una de mis tareas era retirar de un recipiente con agua (fría) las pulseras lavadas luego del pulido. El dueño cuyo nombre no recuerdo, me prometía casi todos los días que me traería del otro taller una batea de agua caliente, eso nunca sucedió. Nunca cumplió su promesa. Luego descubriría que eso era una estrategia para que renunciara, que no resultó. Su segunda estrategia: Era quedarse parado a mi lado cada mañana, repitiendo hasta que se aburría: “La gente que estudia no mete las manos en agua fría en invierno; trabaja en una oficina con alfombra y calefacción”.

Luego de varios días entendí el mensaje: “Volvé a estudiar, volvé a la escuela, hay más posibilidades estudiando”

Entonces eso hice, luego de 15 días, desde entonces nunca dejé de estudiar, ni de trabajar, nunca agradecí su intervención. Pero honro su memoria cada vez que acompaño a uno de mis alumnos a descubrirse a sí mismo y a su pasión. Cada vez que ayudo a un Coachee para que aflore su potencial.

¿Quiénes fueron los coaches de tu vida? ¿Quiénes hicieron la diferencia en tu vida? ¿Cómo los honras?