Procesos

El proceso de entrenamiento está diagramado para hacerlo en 8 sesiones donde a través de juegos, ejercicios y aprendizajes la pareja se redescubre y vuelve a la sensación y emoción del primer día, de la primera etapa donde la magia era la protagonista de los encuentros. Volver a mirar a tu pareja a los ojos; sentir y recordar ¿Por qué la elegiste? Y aún está ahí.
El proceso se hace a distancia vía plataforma virtual con una duración aproximada de 1 hora cada sesión. O presencial en Paraná, Entre Ríos. Los ejercicios se hacen durante la sesión y otros entre sesiones. Como todo entrenamiento requiere de compromiso y entrega, determinación y actitud.
El proceso es solicitado tanto por parejas que están bien y quieren estar mejor, por las que no están mal y quieren estar bien y también por aquellas parejas que ya decidieron el divorcio y desean hacerlo de manera amorosa y cordial. Que termine la vida relacional con una persona no necesariamente implica que se convierta en un enemigo, desvincularse armoniosamente es una obligación moral cuando hay niños de por medio, en común o del corazón. Lo mejor, para todos es generar un nuevo vínculo afectivo distinto; que contribuya al bienestar de todos los involucrados.

¿Cómo el coaching puede ayudarte?

El proceso de coaching parte de una declaración de quiebre (ESTO QUE ME ESTA PASANDO, ESTO QUE ESTOY SINTIENDO NO LO QUIERO MÁS EN MI VIDA). Comienza incluso antes de consultar al Coach. Piensa en un coach como un entrenador de un atleta; el coach guía acompaña pero es el atleta quien realiza TODO el esfuerzo, es el atleta quien corre los 42 km.
Quizás a esta altura te preguntes ¿Sirve el coaching para todas las personas? ¿Esto es para mí?
Lo cierto es que NO, no porque el proceso sea ineficiente en sí mismo, sino simplemente porque cada ser es único, individual, particular y hay ciertas condiciones previas para que el proceso sea altamente efectivo.

Aquí te dejo un cuestionario que te ayudarán a saber si el proceso es adecuado para ti.

DESCARGAR EL CUESTIONARIO EN FORMATO PDF

  1. ¿Estás dispuesto/a a invertir tiempo en ti mismo?
  2. ¿Estás preparado para sumir compromiso con las promesas que te hagas a ti mismo?
  3. ¿Reconoces un espacio entre lo que eres hoy y lo que quieres ser?
  4. ¿Tienes la firme decisión de dejar tus dogmas limitantes?
  5. ¿Estas alineado/a con la idea de ofrecer nuevas respuestas a tus desafíos?
  6. ¿Entiendes que el coaching NO es terapia, ni consultoría?
  7. ¿Eres completamente responsable de tus decisiones?
  8. ¿Comprendes que el coach es facilitador, pero el proceso es competencia del coachee?
    Si respondiste a la mayoría de estas preguntas que SI. EL COACHING ES PARA TI.
    Si respondiste a dos o más preguntas que NO. El proceso de coaching no es para ti al menos en este momento. Te recomiendo que trabajes o te replantees estas preguntas y vuelvas a intentarlo más adelante; cuando intuyas que estás lista/o para salir de la zona de confort, cuando estés dispuesta/o a ser guiado para producir los cambios en tu vida que te lleven al bienestar. No es fácil, pero no es imposible. SÓLO TU puedes hacerlo IM POSIBLE.